Entradas

Christian Scott

Hay personas en todas las artes que nacen con un don y simplemente lo desarrollan a lo largo de su carrera. Christian es uno de esos genios precoces que la vida de vez en cuando libera, para deleite del resto, de nosotros, los mortales. Uno de los llamados grandes del Jazz
Ya le vi el año pasado en el escenario junto con otro grande, Marcus Miller, pero entonces no tuve la oportunidad de fotografiarle. Este año ha venido de nuevo a España durante el certamen de Jazz Madrid 2012 y esta vez si! Nos han concertado un fotográfico encuentro.
Actua por la tarde en la sala Clamores en el centro de Madrid hacia las 10 de la noche. Nosotros llegamos desde otro asunto, hacia las 8:30. Vamos a intentar dejar montado nuestro equipo y luego cenar algo antes de que llegue Christian.
Me preocupa un poco el montaje porque el camerino de Clamores es bastante pequeño y tampoco quiero molestar demasiado.
No tardo mucho en dejarlo todo medio preparado ocupando lo menos posible y cuando salgo Christian anda ya por aquí, le veo probando algo en el escenario y luego ir hacia el camerino con algo de comida entre las manos. Le abordo antes de que entre y le aviso de que los trastos que hay montados dentro son nuestros. Me responde que OK, sin problema, y que luego seguramente tendremos 5 minutos antes del show. Estupendo. Vamos a cenar por aqui cerca que ya hay ruidillos en el estomago.
Sabemos que el show tardará un poco en empezar, siempre se retrasa por lo menos 30 minutos, Veo de nuevo a Christian por la sala, me despisto un momento para decir algo a mi ayudante y cuando me doy cuenta le tengo a mi lado sonriente. Tenemos esos 5 minutos ahora, me dice. Estupendo! vamos allá.
En el camerino, casi no cabemos, tengo que retirar una mesa y dejar espacio suficiente para un flash y una silla frente a mi. Christian juguetea con un par de trompetas mientras mira como me afano por encajar todo en tan poco espacio. Bromeamos con este asunto chapurreando yo un pésimo ingles, pego mi espalda contra la pared contraria y encuentro el espacio justo.
Entre el poco espacio, el calor del flash y mi afan por mimetizarme con la pared, el sudor empieza a caer por mi frente. Encuadro a Christian entre los dos instrumentos, entonces el cambia su actitud y me mira fijamente. Es justo lo que busco… Click.

Paquito D´Rivera

Siempre estoy deseoso de hacer un retrato, el que sea que me toque ese día. A medida que me acerco al lugar de encuentro, siento una extraña sensación de gustillo y ansiedad. No os ha pasado? cuando teneis hambre y el olorcillo de un sabroso guiso llega desde la cocina. Pues algo parecido
Hoy me toca, dentro del Festival de Jazz de Madrid, fotografiar a Paquito D´Rivera en el Teatro Fernan Gomez.
Los retratos de festival suelen ser un reto para mi, ya que suelo disponer de mucho tiempo de espera, nunca sé en que momento el artista me cederá esos 2 o 3 minutillos que luego tengo exprimir al máximo para sacar una buena toma sin que parezca ansioso por conseguirlo
Me entero de que el concierto se retrasa por unos problemas internos del teatro, así que tengo mucho tiempo. Llego al teatro y voy derecho a mi camerino, donde montamos el set y dejamos todo a punto para cuando llegue el momento. Paquito sabe que le vamos a retratar, pero no sé cuando decidirá hacerlo, si antes o después del show
Desde aquí oigo algunos instrumentos ensayando, me asomo al pasillo y un personaje despistado con acento cubano me pregunta por los camerinos de los músicos. Te acompaño, le digo y aprovecho así para ver como está el panorama por allí. Dejo a mi acompañante en el camerino del contrabajista, vaya! me entero de que es su antiguo profesor y allí les dejo. Voy tres puertas mas allá, de donde salen unas inconfundibles escalas con sonido de clarinete. Bien! ya está aquí.
Subo de nuevo a mi camerino a repasar, encender todo y vuelvo a bajar rápido. Voy a intentar cogerle antes del concierto. Veo la puerta de su camerino abierta, pero vacío. Oigo voces mas allá y como una mano y parte de un clarinete asoman de la puerta.
-Paquito?
-Si? me responde un acento inconfundible y asoma sonriente.
-Soy Pepe. Recuerdas que teníamos luego una sesión de fotos? Podríamos hacerla ahora ya que hay retraso?
-Claro amigo, vamos allá.
Una breve parada en su camerino. Se quita una camiseta blanca y se abotona la camisa caribeña, me ha parecido que sin soltar el clarinete!
Hacemos el pasillo y escalera charlando y enseguida le acomodo en el lugar que le tengo preparado. Es un tipo de lo mas agradable y jovial. No me hace falta darle mucha cuerda para que me cuente sus cosas. Me acomodo, le escucho y disparo mi Hassel, no muchas veces, sé que le esperan abajo sus músicos. Habla con soltura de cualquier cosa que le pregunto y no para de sonreírme, siempre… abrazado al clarinete… Click !!!
-Gracias Paquito.
-Pepe, y ahora… por donde se vuelve?
-Vamos, te acompaño. Y nos vamos juntos pasillo adelante por el teatro

Robben Ford

Inmersos en el festival de jazz de Madrid 2012, estoy doblemente emocionado. Como aficionado a este genero musical, por poder ver en estos días a los mas grandes artistas internacionales de este. Y como fotografo, ya que tengo la suerte de poder fotografiarlos y chapurrear con ellos en mi pésimo ingles, unas palabras durante el tiempo en que les tengo bajo mi fotográfica jurisdiccion.
Hoy toca en el Fernan Gomez, Robben Ford. Una leyenda viva de la guitarra. Músico hijo de músico, con un sonido inconfundible y que con poco mas de 60 años ya ha creado escuela y una horda de seguidores por todo el mundo.
He quedado en pasar por el teatro temprano, para ubicarme y dejarlo todo preparado, me dicen al llegar que Robben ha llegado esta misma tarde a Madrid. Llegará cansado, aun tiene que hacer la prueba de sonido y después claro, el concierto; y aunque se que cuenta con ello y que ya ha dado el OK, no quiero que se me escape. Prefiero tenerlo todo a punto y poder reaccionar rapido en cuanto me diga.
Este año me han dejado dos camerinos contiguos muy amplios, donde acomodarme, montar el set y donde poder dejar las cosas de un dia para otro, asi que manos a la obra.
Preparamos el plató en un camerino y en el otro amontonamos bolsas, chaquetas y el equipo que no vamos a utilizar. Queda mucho tiempo así que decidimos salir a tomar un café y cuando salimos veo entrar Robben acompañado de mi amiga Cecilia, de la organización del festival.
No tarda mucho en empezar la prueba de sonido y durante ella me siento privilegiado. Estoy escuchando un par de potentes temas en la primera butaca del patio y sin nadie en el teatro, salvo los técnicos. Antes de terminar me doy cuenta de que Robben ya ha desaparecido. Está bastante cansado me dice Cecilia y va a aprovechar la hora que falta para descansar en el hotel. Bueno! tendrá que ser después. Aprovechamos tambien nosotros para cenar algo y volvemos justo al comienzo del concierto.
En cuanto acaba preparo, enciendo y compruebo todo, para aprovechar al máximo los 5 minutos que me han prometido. Bajo al camerino de Robben y no se como pero mientras bajo por una escalera, Cecilia y Robben suben por otra. Para cuando me doy cuenta ya han pasado varios minutos en los que El artista me está esperando. Subo rápido, vuelvo a saludarle y le pido disculpas. El me sonríe, quitandole importancia, le veo cansado y no le hago esperar mas.
Pido a Cecilia que se quede con nosotros y me ayude con el ingles.
Robben se sienta y pienso en la de veces habré estado yo editando fotografias con su música de fondo. Ahora está aquí delante de mi cámara… me encanta la actitud de este tipo, después de todo lo que lleva encima y aun le queda una sonrisa de chiquillo para mi… Click!!!

Nacho Mastretta

by Pepe Castro, photographer.
Festival de Jazz de Madrid 2011 – Auditorio Cuartel Conde Duque

A tres dias de terminar el festival de Jazz de este año, hoy viene a tocar al Conde Duque, Nacho Mastretta. He llegado un poco tarde para mis planes, atasco, semáforos y pereza en el arranque me dejan sin la ración de bravas y la cerveza en el gallego de enfrente.

Atravieso el magnifico patio del Cuartel de caballería, en los pasillos y taquilla ya hay revoloteo de publico, así que paso tambien rápidamente de largo y subo en el ascensor con mis cosas a los camerinos. Allí está todo apunto, solo quedan unos minutos para salir al escenario y los músicos charlan y gastan bromas en el camerino. Aprovecho después de presentarme para disparar algunas fotos del ambiente y hacerme yo también alguna con ellos. Que buen rollito hay!.

Me bajo un minuto antes que ellos al auditorio para ubicarme y disfrutar del divertido directo de Mastretta, y hago fotos…

Ya estoy de vuelta arriba, con todo montado. Hoy me ha costado decidir donde hacerlo, son nueve!! y quiero hacer una foto de grupo y otra de Nacho. Después de un pequeño y merecido relax logro que salgan todos para la foto, los coloco y… nada que no me hacen ni caso, son demasiados y demasiado contentos . Después de varios intentos consigo una toma creo que buena, les agradezco su tiempo y le digo a Nacho que se quede un momento. Solo ya con el líder, el que en escena mueve al publico, empuja y sonrie constantemente, pero ahora que estamos solos me resulta algo tímido o reservado o…
Charlamos un poco del concierto, de su música y de lo bien que me lo he pasado. Ahora me sonríe…

CLICK!

Anoushka Shankar

Festival de Jazz de Madrid 2011
Teatro Circo Price

Hemos quedado en el Teatro Circo Price para realizar un retrato a Anoushka Shankar, hija del famoso intérprete de sitar hindú Ravi Shankar.

Hemos llegado con tiempo para ubicarnos, montar y que nos dé tiempo a un cafelito antes de la mini sesión.
Anoushka está en mitad de una entrevista para TV, no sé para que cadena es, pero esto nos dá ese tiempo precioso para nuestros planes. Me asomo entre las cámaras para verla de cerca y saludar tímidamente, está “guapísima” pero con una actitud un tanto reservada, o al menos esa impresión tengo yo.
Ya me puedo esmerar con la iluminación si quiero sacarle partido a toda la belleza de su rostro y de su ondulado y negro pelo. Aquí, en el Price nos tratan bien, nos han dejado un camerino junto al suyo para que montemos nuestro equipo., así que manos a la obra…
En unos minutos todo está listo, y ya me han dicho que (para variar) disponemos de muy poco tiempo, que falta otra entrevista, prueba de sonido y no sé que mas tareas.
En cuanto acaba la entrevista Anoushka entra en el camerino y nos dedica una sincera sonrisa, su manager nos dice que solo 2 minutos!!!!
En fin…, coloco a Anoushka en su lugar, le doy unas pequeñas indicaciones y ella sonríe sutilmente. Disparo 6 o 7 veces ante la mirada apremiante de su manager que me señala el reloj.
Pues nada, con este pequeño pero precioso material, nos despedimos y cada uno a sus quehaceres, yo a por Christian Mc Bride en el Conde Duque, ella a triunfar con el concierto.
Reviso y me quedo con esta foto. Guapísima, o no?.  CLICK!

Christian Mc Bride

Festival de Jazz de Madrid 2011
Auditorio Conde Duque

Con el buen sabor de boca de haber compartido unos minutos con Nicole Henry, salgo pitando para el auditorio Conde Duque. No puedo quedarme a ver el espectáculo de Nicole, ya me habría gustado, pero tengo que llegar al concierto de Mc Bride. Quiero dejar mi set fotográfico montado antes de que empiecen a tocar y poder tranquilamente hacer algunas fotos durante el concierto.

Me paso todo el concierto sentado en el suelo de madera muy cerca del escenario, he encontrado un ángulo bueno para las fotos y también quiero disfrutar de la música. Conciertazo  rítmico y vibrante, no defrauda desde luego Mc Bride aunque el jovencito batería a mi me deja realmente boquiabierto y creo que a todo el auditorio. Probablemente llegue a ser una de las próximas estrellas del firmamento jazz.
En cuanto terminan, aprovecho el bis para subir a camerinos y revisar que todo este listo, por si les dá por retratarse antes de pasar a descansar.
Pues va a ser que no!. Toca esperar, esperar a que descansen y charlen con unas fans que se me cuelan sin pedir la vez. Una botella de vino, risas… por lo menos están de buen humor, el concierto ha sido un éxito y las fans y el vinito español les relajan aun mas.
Por fin sale Christian, unos 30 minutos después. Yo tengo todo preparado y le indico que por favor se siente en el sofá para empezar a disparar mi Hassel según le voy dando alguna que otra indicación. Al principio no veo color, está “demasiado” relajado, entonces saco el maravilloso invento iPad y le muestro algunas fotos de otras “estrellas” para hacerle ver que es lo que busco. Todo cambia cuando vé las fotos de algunos de sus amigos.

Ahora si, ahora está en su salsa “Click”

foto pepe castro

Nicole Henry

Festival de Jazz de Madrid 2011
Teatro Fernando Fernan Gomez

La tarde promete, tengo dos retratos que realizar a cual mas apetecible.

Por una parte Nicole Henry, de la que tengo pocas referencias. Para ser sincero no la conocía hasta ayer cuando me dijeron que podía ir a fotografiarla y busqué informacion en San google.

Por otra parte Crhistian Mc Bride, a este le sigo hace tiempo. Un excelente contrabajista, joven y que ya forma parte de las leyendas del jazz.

Llego al teatro donde Nicole y  la  Bob Sands Big Band  están empezando a sonorizar. Lo primero es lo primero, instalo mis bártulos y preparo el set para cuando Nicole disponga de esos 5 minutos que me regalan los artistas. Vuelvo al escenario… lo que voy escuchando por el pasillo es muy, muy potente.

Me encuentro con el teatro completamente vacío, ni fotografos, ni cámaras, ni periodistas (claro! deben estar con Madeleine Peiroux que está mas de moda) los técnicos, Nicole y su big band solo para mi, que lujo!. Disparo mi canon una y otra vez mientras escucho 3 temas de Nicole y ya estoy en el cielo. Encandila, canta, empuja, sonríe como si hubiera 1000 personas viendola. No me lo puedo creer, es maravillosa, increíblemente buena.

Cuando acaban la prueba voy corriendo a mi camerino y hago algún cambio de luces, ya que veo que Nicole lleva un gran flequillo que le da sombra en la parte derecha de la cara y entonces llega “ella”. Alta, enfundada en negro, con esa sonrisa que me descoloca y desbordando simpatía. Tengo mucho hambre pepe, me dice, necesito ir a comer algo o me caigo, pero no te preocupes tomate tu tiempo. Esta mujer es el ángel del festival, la primera, la única que pone el 100×100 de su parte.

Estoy encantado con ella, cojo mi Hassel le hago algunas indicaciones y disparo 10 o 15 fotos, nos despedimos, recojo y me voy para el Conde Duque donde me espera Christian Mc Bride.

Ahora que veo las fotos de Nicole, no sé cual escoger me gustan todas.   Por ejemplo esta… Click!.

Lizz Wright

Festival de Jazz de Madrid 2011
Teatro Fernan Gomez

Esta tarde tengo la suerte de tener que retratar a Lizz Wright en el teatro Fernan Gomez. Salgo para allá ilusionado como un niño pequeño, solo espero que pueda dedicarme 5 de sus intensos minutos de hoy.

Este era mi pensamiento mientras preparaba el equipo ayer por la tarde. Me puse en ruta repasando mentalmente algunas fotografías de Lizz que había estado viendo en internet, quería sacarle el jugo a una breve sesión de minutos contados que era como mucho lo que me iban a proporcionar.

Mi intención era llegar al teatro temprano, durante la prueba de sonido y aprovechar para realizar alguna instantánea. Al llegar al paseo del prado me topo de bruces con una manifestación que tapona la calle hasta las cortes. El resultado, casi una hora perdida.

Llego tarde y los músicos ya no están, han ido a cenar, por lo que monto un pequeño set en un camerino prestado y espero al manager que ya estaba avisado de mi llegada. Aunque este reportaje lo estoy realizando bajo la cobertura de la organización del Festival y con la inestimable ayuda de su director Javier; la ultima palabra siempre la tiene el músico. En vista del poco tiempo con el que llegan para salir a escena, y el cansancio acumulado por todo un día de promos y entrevistas, al final se descarta la sesión fotográfica prevista, (mi gozo en un pozo).

Así que en el pasillo del patio de butacas sentado en un escalon con mi Canon (ISO 3.200 y 1/8o TV) disparo unas pocas fotografías mientras Lizz canta. Voz grave, templada, potente, que hace que se te ponga la carne de gallina, una banda increíblemente ajustada con un sonido impecable y unos graves que te calan hasta los huesos. Allí está la foto, Lizz… canta. “Click”

Roy Haynes

Festival de Jazz de Madrid 2011
Teatro Fernan Gomez

Llegué al teatro Fernan Gómez sobre las seis de la tarde, venia de fotografiar a Anoushka Shankar en el circo Price, Roy y su banda estaban ya en la prueba de sonido así que aprovechamos para buscar un hueco donde montar el set de fotografia, y teniendo en cuenta que Mr Haynes tiene 86 años, esto tenia que ser cerca de su camerino.

Conseguimos que nos dejaran el camerino contiguo para montar nuestros bártulos y lo dejamos todo preparado por si después de la prueba nos concedía unos minutillos para el retrato. No hubo suerte!, su Manager nos dijo que deberíamos esperar al final del concierto para poder hacer la fotografia, así que disfrutamos aunque yo bastante cansado, de casí dos horas de buen jazz y al terminar bajamos corriendo para no hacer esperar al maestro. Tampoco hubo suerte!, estaba cansado y nos dijo que teníamos que esperar five minutes. Fueron 30 lo que tardó en cenar algo, y al terminar de nuevo su Manager volvió a recordarle que le estábamos esperando en el camerino de al lado. Entonces le oí decir en ingles “solo si me traéis una cerveza bien fría”; A las doce de la noche!, pero de donde la sacamos?. En vista de esto el bueno de Roy se puso su abrigo, su bufanda y su gorra y abandonó el camerino ante mi atónita mirada. LLevaba 6 horas esperandole y ahora se largaba sin mas.

En el pasillo yo estaba con la Canon que había usado para fotografiar a los músicos y un flash de zapata, no era la Hassel que tenia preparada para inmortalizarle pero esta es mas rápida y algo tenia que hacer. Me dió la mano y me dijo que no iba a hacerme rico con su foto y que lamentaba haberme roto el corazón. Entonces hizo un ademan con la gorra para despedirse y disparé mi Canon 3 veces con un flash rebotado al techo del pasillo, el fondo era perfectamente blanco y el gesto parecia bueno. No miré la foto, desmonté todo el tinglado y me fuí bastante desencantado y muy cansado. Ni siquiera vacié el coche ni saqué la cámara hasta el día siguiente.

Esa noche soñé con la maldita foto, pero cuando al día siguiente descargé la tarjeta me llevé una agradabilísima sorpresa y una gran sonrisa tocó mis orejas. Le había “cazado!!.