Entradas

Raphael

Hay algo que me motiva aun mas de lo que ya de por si lo hace el  dedicarme al retrato fotográfico, y es el hecho de además poder practicarlo con personas que son historia viva, modelo de éxito y de trabajo, y que de una u otra manera forman parte de nuestros recuerdos. Ya son muchos los personajes que han pasado por delante de mi objetivo, pero todavía de vez en cuando aparece alguno que me hace despertar este sentimiento. Raphael es uno de ellos, y sus seguidores le son fieles de una manera casi religiosa. Este encuentro ha costado mucho mas tiempo de lo habitual, y mientras se gestaba tenia claro que fuera cual fuera la fecha y lugar, y salvo causa mayor, iba a dejar de lado todo lo que ese dia me ocupase, para no perder la preciada cita.
Hemos quedado en la productora que gestiona su trabajo RLM y hasta allí me desplazo con intención y convencido de que voy a volver con un buen retrato y por supuesto una muy grata experiencia. Una vez allí tengo tiempo de sobra para decidir donde preparar el set para la sesión, y tras un primer vistazo a varias salas que me proponen, me decido por un salón de reuniones en la primera planta ocupado en su mayor parte por una gran mesa que pretendo hacer a un lado en la medida de lo posible.
-Puedes mover lo que quieras, me dice Luis, que es quien me está acompañando, no hay problema. Manos a la obra pues, la movemos entre los dos.
He tenido tiempo sobrado de preparar, medir, cambiar de lugar, volver a medir, y hasta de tomar café, pero de repente escucho desde abajo una voz que avisa a todo el mundo “Rafael entrando” Bueno, pues a prepararnos todos.
No es lo que yo hubiera querido, me hubiera gustado mas tiempo previo pero no lo hay, así que todo esa interacción que tan bien me viene para preparar el terreno y para pensar la mejor manera de encarar la sesión debo sustituirlo por improvisación, pero por supuesto ese reto tambien es un aliciente.
Tras unos minutos con él, Raphael me parece encantador y enseguida da pié a una conversación cercana que llevada con tranquilidad me propicia varias buenas tomas, tiene mucha soltura y no le importa la presencia de mi cámara tan cerca. Yo como siempre, no disparo al azar no me gusta llevarme cientos de fotos que luego no me valen para nada, sino que disparo como siempre cuando veo la ocasión y entre disparos, hablo y escucho.
Ahora comentando alguno de los inolvidables momentos de su carrera, como cuando actuó junto al gran Tom Jones, me sonríe sincero, ya lo hizo antes y no le capturé como quería, pero esta vez si!

Fiorella Faltoyano

Fiorella Faltoyano

Una actriz con los deberes hechos. Así podría describir a Fiorella, creo que sin miedo a equivocarme, porque aunque siempre pensemos que nos queda mucho por hacer, también es cierto que llega un momento en que volviendo la vista atrás puedes ver si por donde has pasado queda alguna huella. Y en su caso es evidente que las hay, hay muchas, y espero que siga habiéndolas durante mucho tiempo.
Fiorella y yo llevamos hablando, ya no sé cuanto tiempo, intentando dar forma al encuentro que por fin, ahora es posible. Espero de este, poder sacar tanto un buen retrato suyo, como una interesante velada con una gran profesional y a medida que voy conociéndola, veo que gran persona.
Para ello hemos decidido darnos, antes de la sesión, el tiempo necesario para conocernos fuera del auricular del teléfono, y uno de los mejores sitios que conozco para este tipo de cosas, es en la mesa de un restaurante.
Llegado el momento, un par de horas mas tarde, los dos vamos al lugar en el que improvisaremos nuestro pequeño plató para hoy.
Es en un rinconcito en el hall del restaurante lo suficientemente reservado para no molestar, donde empiezo a abrir bolsas, mientras pienso como voy a preparar el set, y a iluminar a Fiorella.
Lo que debe proyectar este retrato, lo tengo claro. Durante la comida y la sobremesa me ha demostrado su actitud positiva, y esa va a ser hoy mi búsqueda a través del visor. No creo que sea muy difícil.
Preparo una iluminación ancha para dar amplitud a la cara, con el contraste justo para no perder tampoco el detalle de los años vividos, que por supuesto ella no oculta. Listo para empezar.
Tengo a Fiorella delante, ahora sin la cobertura que proporciona la mesa, pero el tiempo y la charla allí empleados ha hecho que llegado este momento el clima sea perfecto y no haya ningún reparo.
Empiezo con unos cuantos disparos de prueba, en los que solo paro un momento para rectificar levemente la luz principal y continúo sin prisas, disparando solo lo necesario. Ahora Fiorella busca un apoyo que enmarca aún mas su sonrisa, y si, creo que la tengo.

Antonio-Medina_foto-pepe-castro

Antonio Medina

Hace unos dias tuve la suerte de asistir a una entretenida cena a la que acudía mucha gente de la farándula y en la que me reencontré con algunos que habían pasado ya por mi fotográfico punto de mira. En la mesa coincidimos entre otros, Antonio del Real, Luis Varela, Pepe Carabias, Javier Elorrieta, Pepe Ruiz, y… Antonio Medina, al que hasta esa tarde no tenia el placer de conocer personalmente. Evidentemente iba a ser mi próximo objetivo en este afán de recopilar y coleccionar caras de la cultura de mi tiempo. Y esta es una cara que desde luego no pasa desapercibida, es uno de los “clásicos”
Así pues, en el transcurso de la velada quedamos para charlar y comer ya solos, unos días mas tarde, cita que por supuesto daría paso a la obligada sesión fotográfica posterior.
Dias después durante la comida, no puedo evitar fijarme en las posibilidades que me va a brindar Antonio en cuanto al retrato. Su cara es muy expresiva cuando habla, y una peculiar sonrisa burlona ilumina el final de muchas de sus frases. Realmente estoy deseando encender los flashes e iluminarle.
La tertulia que sigue se hace muy amena e instructiva, sobre todo porque hablamos de cine, y de eso Antonio sabe. Me hace multitud de referencias a películas y cuenta infinidad de anécdotas vividas con muchos de los grandes de su tiempo, algunos ya desaparecidos. Me encanta escucharle.
Por fin me toca a mi el turno, y en el apartado acordado con el restaurante, preparo mi equipo. Antonio, mientras tanto, se tumba en uno de los bancos con cojines y dedica estos escasos 15 minutos a una fugaz siesta.
Aun a pesar de los años que lleva poniendose delante de cámaras y espectadores, cuando le llamo para empezar, me confiesa cierto reparo a la cámara fija; como tantos otros compañeros, le digo. Pero no te preocupes, y déjame a mi el peso de la sesión, que esto es mi trabajo.
En cuanto empezamos veo como su reparo se disipa a cada disparo y poco a poco vuelve la naturalidad.  Ahora aparte del veterano actor veo al Antonio que ha charlado conmigo hace unos minutos en la mesa, y su sonrisa…  ClicK!

Alberto-Chicote_foto-pepe-castro

Alberto Chicote

Alberto Chicote (foto pepe castro)

Soy de los que piensan que el tiempo coloca a cada uno en su sitio, y en consecuencia creo que el éxito es, salvo en contadas ocasiones, un compendio de esfuerzo, saber hacer y tiempo empleado en todo ello.
Chicote ha sido para mi una grata sorpresa, y me ha demostrado con creces que su éxito es mas que merecido. Es una persona con las ideas muy claras, rápido de pensamientos y lo mejor… entrañablemente cercano.
Después de pasar unas horas con él, evidentemente no he aprendido nada de cocina,  pero me ha cautivado el entusiasmo con que habla de su profesión, y me siento identificado por el que yo pongo en mi trabajo, salvando por supuesto las distancias entre el genio y yo, que sigo buscando y aprendiendo en lo mio.
Durante el tiempo en que compartimos mesa, hablamos de varios asuntos, pero sobre todo de lo suyo, de cocina. Cipri, nuestro anfitrión se sienta con nosotros de vez en cuando, en los huecos que encuentra mientras atiende y dirige su negocio, y comparte con Alberto ideas y pensamientos culinarios. Yo entonces, escucho atento los secretos de los maestros.
Al terminar me dirijo a la sala del restaurante que suelo utilizar para montar el set, pero hoy está ocupada por un evento. No hay problema, justo al lado hay un pequeño rinconcito que me vá de perlas, solo tenemos que mover una mesa y tenemos espacio mas que suficiente para trabajar, ya lo he utilizado alguna que otra vez. Aprovecho tambien el respaldo de un sofá para que Alberto se siente y así termino de ajustar la luz, ya con él delante.
La sesión empieza como si no fuera tal. Tanto él como yo estamos tan agusto que no parece sino una sobremesa con fotos de por medio. Me encanta trabajar así, precisamente porque llegado este punto puedo sacar todo el jugo del retratado sin ninguna tensión
Disparo de vez en cuando mientras busco el gesto del Chicote simpático y campechano, el que me ha cautivado en la mesa, y… ClicK!

Mabel Lozano

Es imposible no recordar a Mabel como actriz, como presentadora de televisión o guapísima modelo, aunque hace tiempo que no la veamos en estos quehaceres. Hace ya unos años que decidió dejar de lado todo esto, ponerse del otro lado de las cámaras y dedicarse de lleno a lo que de verdad le gusta que es dirigir cine;  y últimamente casi de manera exclusiva, dedicada y comprometida con el mundo de la mujer. Su ultimo trabajo (que yo haya visto) es un interesante documental sobre la gestación, autofilmado por sus protagonistas, titulado “Madre”
Nos ha costado un poco encontrar el momento para este retrato porque siendo Mabel una mujer tan activa, resulta complicado robarle unos minutos de su agenda. De hecho viene de una reunión, tiene ahora esta cita conmigo y de aquí creo que aún tiene que correr a otro asunto.
Para este encuentro hemos escogido el céntrico Hotel Wellington de Madrid. Allí Carlos, jefe de comunicación del hotel, nos ha proporcionado un excelente espacio donde poder llevar a cabo la sesión sin problema.
Estoy esperando en el Hall cuando un mensaje suyo me avisa de que ha llegado y está aparcando. Me quedo allí mismo y cinco minutos después el ascensor del parking se abre y aparece ella sonriente.
Atravesando el salon cafeteria del Wellington y tras una puerta que simula perfectamente una estantería repleta de libros, entramos en un elegante salón de reuniones, ahora libre y disponible solo para nosotros.
Yo ya tengo todo preparado desde hace un rato. He llegado antes y como sabía de su prisa hoy, he preferido por si acaso, tenerlo listo para si hacia falta poder empezar en cuanto llegara.
-Tenemos tiempo, Pepe, me dice. Voy bien.
-Perfecto, Mabel, pues nos sentamos un momento y tomamos un café. Te apetece?
-Ok… yo un té.
Charlamos frente al café y al té con pastas. Yo pregunto siempre curioso y ella me va contando. Es una mujer muy activa, emprendedora, llena de energía y muy, muy simpática; contagia entusiasmo cuando te habla de sus proyectos y trabajos.
Me pide unos minutos para unos pequeños retoques frente al espejo antes de empezar. Yo la sigo con el café en la mano y observo; no le importa.
Ya está lista, volvemos al lugar donde está montado el set, para con ella delante, ajustar la iluminación. Es una mujer bastante alta y el fondo que tengo preparado se me queda un poco bajo. No hay problema, ella resuelve agachandose un poco y apoyandose sobre una mesa de época que tenemos delante.
Observo a través de mi objetivo, posa con mucha confianza, disparo varias veces… sonríe leve, sutil, en sus ojos esa chispa, esa energía positiva que la caracteriza, que contagia… Click!

Manuel Galiana

Manuel es uno de esos actores con mayúsculas. Un actor que llena el escenario nada mas pisarlo, uno de los de toda la vida.
Ademas de gran actor es alguien que en la corta distancia transpira confianza, sencillo y paciente, al menos así ha sido conmigo en el tiempo que le he robado antes de la representacion.
He quedado con Manuel en el teatro Muñoz Seca de la madrileña Plaza del Carmen, hora y media antes de que empiece la obra en la que ahora trabaja. Estoy esperándole en el hall del teatro unos minutos antes de la hora acordada, prefiero llegar con tiempo y si es posible echar un primer vistazo al lugar para ubicarme.
El llega apenas unos minutos después. Le veo llamar a través del cristal y yo mismo le abro la puerta.
-Hola Manuel, estaba esperándote, acabo de llegar
-Hola Pepe, como estás? A ver, que tenemos que hacer?
Le explico como vamos a hacer el retrato y pregunto por la mejor opción para montar el set sin molestar ni ser molestados; quizás en el camerino le propongo. Me indica que también podría ser en el mismo escenario, pero que mejor decida yo mismo. El escenario ya lo he visto antes mientras esperaba, asi que vamos a ver como son los camerinos.
Atravesamos juntos el patio de butacas, subimos al escenario y rodeándolo por detrás del decorado entre muebles y atrezzo, llegamos hasta una empinada y estrecha escalera que termina en una puerta metálica por la que accedemos. Allí arriba me presenta a su compañera de reparto, Paca Gabaldon, que también acaba de llegar y por lo que veo, está empezando a maquillarse.
Pensándolo bien, solo el transportar el material hasta aquí me parece muy complicado y ademas el camerino es algo estrecho.
-Manuel, creo que aquí va a ser muy difícil, prefiero montar abajo. En cuanto lo tenga preparado subo y te aviso.
Dicho y hecho, deshago el camino andado hasta aquí y me pongo manos a la obra sobre el escenario. Monto mi pequeño plató procurando mover lo menos posible del mobiliario preparado para la función y en unos minutos estoy listo. Aviso a Manuel para que baje y él no se hace esperar.
Se coloca ante los flashes mientras termino de iluminar. Estamos sobre el mismo escenario donde dentro de una hora dará vida al abogado Sir Wilfrid Roberts en la obra de Agatha Christie “Testigo de Cargo” pero ahora toda su atención está conmigo y con mi objetivo.
Una vez empezamos la sesión no hacen falta muchos disparos porque enseguida me parece ver la foto.
Sencillez, gran presencia y directo a los ojos del espectador, si! creo que lo tengo… Click!!!

Paco-Collado-foto-pepe-castro

Paco Collado

Carismático, cómico multipersonaje, gamberro televisivo, Paco es uno de los habituales e inseparable compañero en las andanzas de nuestro querido manchego Jose Mota.
Tengo este retrato guardado en mi baúl desde hace tiempo. Debí hacerlo casi un año antes de darle vida al blog donde luego los he ido publicando, pero me acuerdo perfectamente del día en que…
He quedado con Paco en su casa para realizar esta pequeña sesión de fotos. Aunque llevo la dirección en el navegador del coche, no consigo dar con el numero del portal, por lo que ante mi inutilidad y después de recorrer la calle arriba y abajo, no me queda mas remedio que llamarle y pedirle que me oriente un poco.
-No puedo estar muy lejos Paco, pero no soy capaz de encontrarlo.
Me indica como llegar y por fin lo consigo no mas de un minuto después, aunque la mejor referencia de que he llegado es que le veo de pié en el portal, esperándome por si acaso.
-Que tal Pepe. Es que la numeración de esta calle… es un poco lío
-Ya, ya me he dado cuenta, madre mía.
Entramos en su casa y el pequeño “Chispi” se me echa encima cariñoso y deseoso de saludar al extraño que viene con su amo. Susana en la puerta me avisa de que hay otro mas grande en la cocina, “Nala” a la que escucho nerviosa por salir también a saludar. Me encantan los perros así que, les pido por favor que le dejen hacer los honores.
En el salón empiezo a descargar y montar el equipo para la sesión, Paco me acompaña controlando un poco a los curiosos perros y Susana desaparece unos minutos a por un café que me ha ofrecido y al no he sabido rehusar.
En unos minutos tengo todo listo, Paco me pregunta por el atuendo que prefiero para la foto y me enseña una camisa de cuadros que le gusta.
-Pues para mi perfecto, pero ni te la abroches
Entre charla y algunas muecas de su conocido personaje “El Aberroncho” voy disparando mi cámara, pero al final, como tantas otras veces, creo que me interesa mas el actor sin personaje y cuando creo que le veo… Click!

Paco-Collado-foto-pepe-castro

Jose Coronado

Siempre me ha fascinado esta profesión. No, no me refiero a la mía, que por supuesto también, sino a la de actor. De hecho aunque solo sea por quitarme esa espinita no me importaría hacer alguna vez un cameo en una peli y ver como resulta. Desde luego no debe ser nada fácil ser actor, menos ser uno bueno y menos aun triunfar como tal. Quizás por eso siento tanta admiración cuando trato con alguno de ellos.
En España sobra decir que Jose Coronado es uno de los actores mas grandes que tenemos, y hoy… hoy voy a sentirme un poco como un director de cine, al tenerle delante del objetivo de mi Hassel.
Llevaba ya mucho tiempo detrás de esta cita tratando con Majós, su repre, pero no conseguiamos cuadrar una fecha, primero por el éxito y la promo de “No habrá paz para los Malvados” y luego por el rodaje de otra nueva película “El Cuerpo”.
Al fin, después de mucho tiempo parece que lo hemos conseguido, Majós me ha llamado proponiendome una fecha.
-Creo que podemos hacerlo a final de año en casa de Jose, ahora estamos mas tranquilos, me dice Majós, aunque yo no podré estar ese día con vosotros.
-OK, por mi perfecto, le contesto.
Cuando llego días despues, al primero que conozco es a Lilo, un pequeño perrito que me olisquea curioso. Jose está frente al ordenador y enseguida se levanta para recibirme.
-Pues acoplate donde quieras, Pepe. Queréis tomar algo?
-Gracias Jose. Yo si puede ser, si que me tomo un cafetito
Elijo un espacio junto a un gran ventanal donde podemos montar sin tener que mover casi nada. Nos lleva unos 15 minutos tenerlo todo listo. Mientras tanto Jose sigue en el salón enfrascado frente al ordenador, así que le aviso de nuestra disposición.
-Yo ya lo tengo todo. Cuando quieras empezamos.
-Claro! vamos
He colocado un pub para que se siente en una posición mas baja que la de una silla, creo que va a dar un aire mas informal a la postura. Yo estoy frente a él terminando de ajustar los flashes mientras conversamos de todo y nada, y Lilo a un lado vigilante de que todo esté en orden.
Hago algunos disparos mientras seguimos charlando de muy buen rollo. Yo ya sabia del carácter y trato amable de Jose por referencias de su amigo Urbizu y ahora lo compruebo por mi mismo.
En un alarde de valentía, Lilo se mete en el pequeño plató y se acurruca entre los pies de de su amo que le hace un hueco, justo debajo de sus manos… ClicK!!

 

 

 

 

Makin-Of de la sesion de fotos

Almudena Cid

Una de las reflexiones que me hago de vez en cuando es si el éxito de las personas se debe a un talento con el que uno nace o es una cuestión de esfuerzo y sacrificio. Supongo que una mezcla de ambos que en unos casos llevará mas de un ingrediente y en otras mas del otro, pero creo que talento genético es esencial para destacar por encima de los demás. Si! es lo que pienso. El resto aunque nos esforcemos con toda nuestra alma y durante toda una vida no llegaremos nunca, como diría un amigo mío, al nivel uno.
Entre estas personas de nivel uno, están sin lugar a dudas los deportistas de élite. Talento y unas dosis sobrehumanas de esfuerzo son las que Almudena ha empleado para llegar a ser uno de nuestros máximos exponentes deportivos y 4 veces olímpica!! Actualmente retirada de la competición emplea su tiempo y esfuerzo en estudiar arte dramático.
Me ha invitado a su casa para poder hacerle este retrato y allí me presento como siempre cargado con mis enseres de fotógrafo peregrino. Tengo ya ganas de conocerla, llamo al timbre.
Almudena abre la puerta y me invita a pasar con una voz dulce que ya me cautiva. Entramos en un amplio salon elegante, moderno, espacioso y perfecto para montar mi equipo sin tener que molestar demasiado. Christian, su marido, está aquí liado con el portatil repasando algún asunto, pero enseguida se levanta a saludarme y ofrecerme un café capuccino especialidad de la casa, me dice. No puedo negarme, me encanta el café y lo degusto al tiempo que preparo el plató.
Ya tengo todo listo para que Almudena se coloque delante de mi camara. He utilizado para ella una de las sillas del salón que contrasta estupendamente con el fondo negro. Yo delante semiescondido detrás de un flash y con el café humeante a mi lado la observo y termino de ajustar la iluminación. La veo muy cómoda, con mucha soltura y muy sonriente, me encanta su sonrisa, pero tengo claro que no es eso lo que busco. Se mueve delante con aire de niña traviesa y me encanta, aprovecho enfoco y disparo algunas tomas.
Paro un momento y reviso el disparador que me está dando problemas mientras ella me habla con entusiasmo sobre su nuevo proyecto de diseño de pulseras ya apunto de salir a la venta.
Enfoco y disparo algunas veces mas buscando ahora un gesto sereno, buscando esa mirada que tanto me gusta en los retratos… Click!!

-Makin-of

Asuncion Balaguer

Detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer; o era al revés? No lo sé, pero en cualquier caso en esta ocasión el orden de los factores, desde luego, no altera nada el producto.
Asunción ha sido y es una gran mujer, una grandísima intérprete y ha estado sentimentalmente unida a otro de nuestros mas grandes iconos interpretativos, Paco Rabal: Mi Paco, como ella dice.
Yo no he tenido la suerte de llegar a conocerle personalmente, ya me hubiera gustado, ya.
He quedado con Asunción en su casa, en la sierra de Madrid. Hace frío hoy, mucho frío y al llegar incluso veo como unos tímidos copos de nieve se deshacen en el parabrisas de mi coche mientras aparco. Salgo, empiezo a descargar equipo junto a la puerta y llamo al timbre. Espero escuchar algún sonido de respuesta pero en vez de contestar Asuncion, que ya me estaba esperando, sale a recibirme y me invita a pasar.
-Pero mujer, como sales hasta aqui con el frio que hace y sin nada de abrigo?
-Me sonríe, me mira la cabeza y me dice. Pues tu Pepe, deberías ponerte una gorra. Mi Paco siempre llevaba una
-Si la tengo en el coche, pero… anda vamos para adentro y hablamos.
Entramos en la casa directos al salón donde respiro un ambiente que me gusta. Un bonito y viejo piano llama mi atención; era de mi madre me dice, le tengo mucho cariño, pero está desafinado. Lo compruebo, yo no sé tocar salvo unas notas, pero no me suenan…
Mientras Rafa vá preparandome el plató en el sitio que me ha parecido mas oportuno, yo aprovecho para hablar con Asunción y recorrer las paredes revisando algunos premios de reconocimiento a sus carreras. A mi Paco no le gustaba nada tenerlos a la vista, me dice, pero ahora he rescatado unos cuantos y los he puesto por aquí. Los repaso en silencio.
Cuando tengo todo listo se lo hago saber. Ya podemos empezar cuando ella esté lista.
-Estoy bien así, de negro? o me pongo otro suéter? Tengo uno mas clarito que me gusta mucho.
-Si te gusta, pontelo y empezamos.
Cojo una silla para ella y me pongo otra delante para mi, quiero estar cómodo y que ella se sienta igual
Sentada frente a mi sigue contestándome despacio a cualquier cosa que le pregunto, yo disfruto con ello y aprendo, siempre aprendo cosas.
Me mira… está jugando con el collar.
-Espera un momento Asuncion… Y la tengo… CLICK!!!

Makin-Of de la sesion de fotos