Entradas

Fernando-Tejero-foto-pepe-castro

Fernando Tejero

He quedado con él en su casa en el corazón de Madrid por la tarde, llevo todo la mañana bastante liao con otras cosas y cargado con equipo arriba y abajo. He parado para comer y después de un ratito corto de sofá me pongo a preparar y revisar lo necesario para la sesión de esta tarde. Siempre lo hago, soy bastante minucioso en esto reviso y pruebo que todo funcione para no llevarme luego ninguna sorpresa desagradable.

Cargo el coche y salgo de casa pronto, quiero tener tiempo de un cafetito antes de nada. Llego a casa de Fernando, aparco y desde una cafetería cercana llamo y le aviso de mi inminente intrusión.

-Que tal Pepe! sube cuando quieras, te espero.- Termino el café y subo, hasta ahora!

Diez minutos después estoy llamando a la puerta. Sale a recibirme Fernando y detrás Woody y Pepa, dos simpáticos y curiosos West Highland White Terrier que no se separan de sus piernas. A mi me encantan los perros así que hacemos buenas migas enseguida.

-Pepe, necesito unos minutillos para darme una duchita vale? -OK, pues yo mientras echo un vistazo para ver el mejor sito y voy montando.

Empiezo a preparar mis cosas y… no puede ser! después de mi celo en revisar y preparar todo resulta que me he olvidado de una bolsa donde llevo fondo y reflectores. Que faena! tenia bastante claro el fondo (negro, mi prefe) y la iluminación pero ahora no me sirve de nada.

-Ya estoy Pepe! te parece con esta camisa o? … que pasa? -Nada, que me he olvidado algunas cosas, últimamente tengo el disco duro demasiado lleno. -Ahora necesitaría una pared lisa y blanca, a ser posible un rincón para usar el ángulo como rebote de luz. – A ver, vente conmigo.

Entramos en su dormitorio y detrás de un enorme y curioso cartel de cine tenemos una pared limpia, perfecto. Aquí monto rápidamente un solo flash y de paso le cambio la camisa por una camiseta mas informal; Woody y Pepa curiosean alrededor nuestro.

Todo listo así que, al lío. Fernando se sienta en una silla decó-retro en el improvisado plató y mientras charlamos relajadamente disparo algunas veces… CLICK !

 

Alfredo Perez Rubalcaba

Todos los retratos que hago son, como cabe suponer retratos pactados de antemano con el retratado, pero en el caso de Rubalcaba tengo que confesar que casi fue un asalto a cámara armada.

Una semana antes del congreso que decidirá quien es el próximo secretario general el Psoe, la actividad de los dos candidatos es frenética, en viajes y entrevistas. Y es en una de estas donde gracias a un amigo periodista, de una conocida emisora, encargado de entrevistarle, puedo colocar un pequeño set en la sala de espera de la emisora y esperar  “a ver que pasa”.
A las 8:30 de la mañana tengo ya todo preparado, Rubalcaba llega sobre las 9 así que tengo el tiempo justo de tomarme un rápido desayuno en la cafetería de la emisora. A mi regreso ya hay actividad y entre las personas que esperan en el pasillo está la jefe de prensa de Rubalcaba, aprovecho para contarle mi intención de robarle algunos minutos a su jefe para realizarle una fotografía para esta serie de retratos. Aunque algo sorprendida por lo inesperado consiente en el intento, a la espera claro, de lo que diga el jefe.
Llega casi al momento con gesto sonriente y confiado, y es en ese momento, antes de que le traigan un cafe y se siente a preparar la entrevista, cuando le asalto y le transmito mis intenciones. Rubalcaba me escucha sonriente, me sujeta el brazo condescendiente y me dice no, no quiero fotos, no me gustan. Mi cara debía ser un poema, casi como la del gato de Shrek, ya que al instante me pregunta, -bueno pero… cuanto tiempo necesitarías? -Después de la entrevista 5 minutos solamente, le digo. -Está bien, después de la entrevista estoy contigo.
Espero a que acabe y tal como me había prometido, viene hacia mi y se pone en mis manos. Todo está preparado así que charlo brevemente con el para romper un poco el hielo, me recuerda otra vez lo poco que le gustan las fotos, por lo que le agradezco nuevamente su gesto conmigo.
Tengo poco tiempo así que cojo mi Hassel y… Click!

(Mi agradecimiento a Lourdes por su ayuda)

foto Rubalcaba por pepe castro

Maria Dolores Pradera

Esta semana he tenido el inmenso placer de fotografiar a una gran mujer, Mª Dolores Pradera.
He quedado con Fernando, hijo de su matrimonio con el grande también, Fernando Fernan Gomez, en su casa del Paseo de la Castellana.
Llegamos puntuales y nos recibe amablemente Pepa, la mujer de Fernando, explicandonos que Fernando llegará en un momento pero Mª Dolores tardará un poco. Pepa es un encanto, nos hace sentir como en casa, y mientras charlamos con ella voy reconociendo el terreno para ubicar donde voy a realizar el retrato. He visto unos sillones de diseño africano y decido aprovechar el rayado para la foto. Asi que frente a ellos monto mi equipo, ilumino, mido y dejo todo preparado a la espera de la diva.
Al poco llega Fernando y entre otras cosas charlamos sobre las pelis de sus padres ya que le tengo preparado un pequeño regalo.

Mi abuelo Eloy Mella, fue director de fotografía en la misma epoca y trabajó con ellos en alguna ocasion. De aquella época tengo algunas curiosas y viejas fotos de rodajes donde aparece una jovencísima Mª Dolores; Fernando las repasa con atención y sorpresa.
Después de una tertulia muy agradable con mis anfitriones aparece Mª Dolores, espléndida y elegante como siempre. Se pone enseguida a mi disposición pero llegan tambien en este momento redactores del Pais para hacerle una entrevista entre los que reconozco al fotografo Alberto Garcia Alix, charlo un ratillo con él y enseguida me pongo a trabajar.
Se sienta Mª Dolores en el sillón, me dedica una de sus sonrisas y disparo mi Hassel… ClicK!

Maria Dolores Pradera foto Pepe Castro

Juan-Ramon-Lucas-foto-pepe-castro

Juan Ramon Lucas

Juan Ramon Lucas, periodista, comunicador de radio y televisión y ante todo buena gente. Desde septiembre de 2007 conduce el magazín matinal “En días como hoy” en RNE.

Me demuestra que es buena gente desde la primera virtual conversación que mantengo con él, “a tu disposición”, fueros sus primeras palabras. No todo el mundo se presta a la primera a plantarse ante el objetivo de mi despiadada cámara fotográfica.

Aparece por mi estudio sobre las siete de una tarde de frío enero y viene en moto, me encanta! Yo también he sido motero hasta hace bien poco. Entramos y le ofrezco un cafelito caliente para ir templando el cuerpo mientras charlamos y preparamos la sesión. Me cuenta que le han gustado mucho mis retratos y repasa curiosamente algunos de los que cuelgan de las paredes del estudio. Se excusa educadamente y atiende el teléfono intentando solucionar el fallo de un invitado para el programa de mañana, mientras yo termino de ajustar y medir. Quiero darme prisa ya que JR madruga mucho, mucho para atender a sus oyentes.

En cuanto termina sus asuntos se coloca ante mi cámara, seguimos con la charla y yo voy disparando mientras le cuento un poco lo que busco en cada retrato y le advierto de que la cámara no perdona. Al fin y al cabo, yo siempre digo que un buen retato es un pequeño frasco de esencia de una persona en un determinado instante de su vida y así hay que asumirlo. Si estamos felices, cansados, o preocupados, de alguna manera, sutilmente, se tiene que notar. Se ríe y me dice claro, no hay problema “maestro” aunque hoy estoy cansado…

Después de una breve sesión de la que tengo muy buen sabor de boca por compañía y resultados, me quedo con esta foto.

CLICK!

juan ramón lucas retrato foto pepe castro

Jose Mota

(Muchas gracias Jose por este ratito de tu apretada agenda)

Jose Mota, humorista, manchego de pro, el famoso “tío de la vara” y cincuenta por ciento junto a Juan Muñoz del inmortal duo, Cruz y Raya.
La primera vez que hablo con él por teléfono ya me parece un tío simpático y atento. Al menos no ha tenido ningún inconveniente en prestarme un ratito de su apretada agenda. Se que estos días, duerme poco, ya que está terminado de grabar un nuevo programa.

Me ha dado cita en su oficina, en Madrid para realizar una pequeña sesión fotográfica. Allí nos recibe amablemente su hermana Pilar, Jose aún no ha llegado pero según nos dice, no va a tardar mucho.

Aprovechamos el tiempo para ir preparando el set buscando un hueco entre medias de las mesas de trabajo, y al poco sin haber terminado de montar aparece Jose.

Efectivamente es un tío muy salao. aunque hoy, nos cuenta, no es su mejor día. Viene de rematar los últimos capítulos de la temporada, por lo visto ha sido un intenso trabajo, con muy pocas horas de sueño y su cara desde luego me lo demuestra. Posiblemente otro en su lugar nos hubiera retrasado la cita para descansar un poco, pero no, Jose nos dedica su tiempo a pesar de todo.
-Eso si Pepe, me dice, Intenta disimularme un poco el cansancio y ojeras con el photoshop. OK le digo, aunque los que me conocéis ya sabéis que no soy para nada partidario de ese tipo de retoque cuando se trata de uno de mis retratos, me gusta que la foto sea fiel al momento y situación de cada personaje. Pero aquí es evidente que un poco las ojeras voy a disimularlas.

El equipo ya lo tengo preparado, lo he montado mientras esperábamos, así que nos ponemos al trabajo enseguida. Jose me brinda varias de sus mas famosas expresiones y gestos, aunque cuando le veo con las manos en primer plano pienso que ya tengo la foto, y así es.

ClicK!

Tony Leblanc

A finales del pasado año 2011 tuve la oportunidad de incluir a Toni Leblanc entre mis queridos retratados. Tony siempre ha sido uno de mis ídolos de la pantalla y un artista como pocos. Llevamos casi un año conversando por tf. y por unas u otras circunstancias no habíamos podido concretar una fecha, pero por fin íbamos a vernos.

Quedo con el en su casa hacia las 5 de la tarde, soy puntual, quiero causarle buena impresión y que se muestre cómodo durante la pequeña sesión fotográfica que vamos a hacer. Me recibe amablemente Isabel, su mujer, pasamos al salón donde me encuentro a Toni sentado en su sofá, rellenando quinielas, me mira y me sonríe. Que hay Pepe?. Después de una pequeña y formal presentación, empezamos a hablar sobre su vida y anécdotas y sin darnos cuenta se nos pasa una hora larga, tiene tantas que contar que no me canso de escucharle.

Voy a preparar mi equipo le digo, y después de un vistazo por la habitación decido utilizar un antiguo sillón de época que tiene en la entrada. No me canses mucho con las fotos eh Pepe? que cuando vienen los de las revistas se tiran una hora haciendome fotos. No te preocupes Toni que ya veras como esto es mas relajado.

Con todo preparado Toni se sienta en el sillón, termino de ajustar la iluminación y le marco algunas pautas. Voy disparando mi cámara mientras él adopta una y otra de sus poses, después de un momento paro y le recuerdo una de las escenas de la película Los Tramposos. Me sonríe y… CLICK !

foto de toni leblanc