Entradas

Sara-Lezana_foto-pepe-castro

Sara Lezana

Hace unos dias tuve el placer de ver en el teatro Muñoz Seca de Madrid, un espectáculo de ballet flamenco dirigido por Sara Lezana, a la que cabe denominar como una leyenda viva en este arte. El espectáculo, me pareció de una calidad extraordinaria en todos los aspectos, bailaores y músicos que me hicieron pasar un par de horas muy cortas, pero yo lo que esperaba con ansia era ver a Sara en el escenario. Mientras actuaba no pude dejar de fijarme en el movimiento de sus manos
Hasta este momento solo la había visto en vídeos y en algunas películas de los años 60 y 70, en los que aparecía bailando una joven y bellísima Sara.
Al terminar el show, Luciano, su manager, amablemente accede a presentármela. Subimos al escenario cuando todo el mundo ha salido y traspasado el telón me dice, espera un momento, voy a buscarla. Baja Sara al cabo de unos minutos y otra cosa en la que me fijo enseguida es en sus ojos, hablamos durante unos minutos y como no, le propongo posar para un retrato. -Claro, me dice, la próxima semana? -Si, hecho!
Una semana después, en el mismo escenario estoy preparando el equipo para la pactada sesión, mientras uno de los bailarines calienta y estira para el show que empieza en poco mas de una hora. -No molesto verdad? pregunta. -En absoluto, contesto
Mientras preparo, llega Sara al teatro, me saluda y pregunta si necesito algo en especial. Ya lo tengo, pienso para mi, tengo a Sara Lezana y voy a sacarle partido. Sube a camerinos a vestirse y maquillarse mientras yo termino de prepararlo todo.
Siento a Sara en una silla, yo cojo una de los músicos, que cuando terminemos devolveré al mismo lugar, y me siento frente a ella. Vamos a jugar con tus manos y tu mirada, le digo y mientras hablamos, ella va haciendo con maestría, lo que le he pedido. Ahora, le pido un favor mas, que acerque las manos a la cara, para tomar algún plano mas corto. Eso hace, y juega con ellas por delante durante un rato. Hay un momento en que manos y mirada se conjuran en una foto, y entonces… ClicK!