Luis Pastor

No creo demasiado en la suerte, creo que en la vida tenemos lo que construimos, pero aun así a veces si que me considero un tipo con suerte. Hago lo que me gusta, que es fotografiar, y en estos lances fotográficos voy conociendo a mucha gente interesante. Alguna vez he dicho que con algunos de estos personajes siento que sincronizo desde un primer momento sin saber bien por que. No se, si será recíproco, pero es una sensación que tengo cuando veo a alguien por primera vez. Luis y su familia son de esas personas que me han dado ese “buen rollo” nada mas verlos.

Hemos quedado en su casa, es un día lluvioso y eso me gusta, me gusta ver llover. Hoy llevo a mi lado aparte de Rafa mi ayudante, a Sara, que viene por cortesía de Phase-One, para dejarme probar toda una maquina, la 645DF, esto también es una suerte, no?
Hemos aparcado en la puerta y al resguardo de los paraguas descargamos el equipo. Llamamos a la puerta que tenemos enfrente y Lourdes, la mujer de Luis, sale a recibirnos y nos pasa al salón, donde lo primero que veo son unas cuantas guitarras aparcadas en batería.
-Pepe idos acoplando por aquí que enseguida viene Luis
Le veo a través de la cristalera del salón peleando en el jardin con algún mueble, al que intenta resguardar de la lluvia bajo un porche.
-Gracias Lourdes. Vamos montando aquí, si no te importa.
Entra Luis y me da un abrazo a modo de saludo.
Como hoy somos tres dejo a Sara y Rafa que vayan preparándolo todo y aprovecho para sentarme con Lourdes y Luis en un sofá donde, con un café caliente, cortesía de la casa, repasamos algunas de las fotos que llevo en el iPad para que vean mas o menos lo que pretendo hacer durante la sesión.
Hablamos un poco sobre su último disco “Que fue de los cantautores” y de los anteriores trabajos. Aparece Pedro, su hijo, también artista con reciente disco y después de un rato de charla me regalan un par de CDs autografiados, uno de ellos es una edición “de lujo”. De nuevo, suerte!
Cuando tenemos todo preparado y medida la luz, siento a mi víctima frente a mi y empiezo a disparar mientras sigo preguntándole sobre su trayectoria.
Me habla de un instrumento que no conozco, el timple, una especie de guitarra pequeña de cinco cuerdas y originaria de Canarias. Intuye la curiosidad en mi cara, se levanta y enseguida aparece con ella. Me explica un poco sus características y… empieza a tocar y cantar. De nuevo gran suerte para mi…
Es en es momento de inspiración deshinibida, mientras él canta, cuando yo… Click!!

-Makin-of

1 comentario

Los comentarios están desactivados.