Juanma Cifuentes

A veces, y a decir verdad muchas en esta profesión, tal y como decía aquella vieja canción de Ruben Blades, la vida te da sorpresas. Cuantas y que buenas llevo ya a lo largo de mi carrera como retratista y las que quedarán, espero.
Esto lo digo porque recientemente estuve durante un fin de semana dando unos talleres de fotografía invitado por el colectivo foto Albacete y su presidente, mi buen amigo y gran fotógrafo, Juan Zamora. No es la primera vez, ya hemos hecho alguna otra convocatoria por allí y siempre gracias a su magnífico trabajo como colectivo ha resultado exitosa.
Ese fin de semana mientras descargábamos el equipo y entre todos preparábamos un poco el terreno para la llegada de los alumnos del día siguiente, andábamos entre chistes y conversación fotográfica cuando Juan me propone algo que no me esperaba y a lo que no podía rehusar.
-Pepe, ya que estás aquí todo el finde, te apetecería retratar a Juanma Cifuentes? Es de aquí, es amigo mío y puedo decírselo.
-Que sorpresa, Juan! por supuesto que si, llámale y quedamos para el domingo al terminar el taller.
Ese domingo al terminar y mientras entre todos recogemos el desbarajuste que queda después de dos días de trabajo en grupo, luces, cables, telas y aparatos varios, yo sabiendo que aun me queda algo por hacer, me dedico en un apartado del salón a preparar un pequeño set de luz y fondo negro para cuando llegue Juanma. Eso si, algo sencillo como siempre.
Aparece mi invitado a la hora prevista vestido de negro y con actitud de total predisposición para la sesión pactada. Durante unos minutos charlamos al tiempo que visitamos “La Perla” la casa rural que nos acoge en Chinchilla de Monte Aragón, un curioso lugar donde organizamos este tipo de actividades cuando estamos por la zona.
Tras esta visita no demoramos mas el trabajo porque poco después nos esperan en una bodega cercana, para con una visita y una cata de vinos cerrar esta magnífica jornada. Así pues, me pongo manos a la obra, mientras el resto de compañeros sigue recogiendo y dejando todo como estaba cuando llegamos.
Ya con Juanma en su sitio empiezo a trabajar iluminándole con un poco de luz lateral de una soft de medio tamaño y a partir de aquí ajusto el contraste con un reflector blanco por el otro lado hasta encontrar algo que me guste. Para que el fondo sea negro como pretendo, separo a Juanma un par de metros mas del fondo y vuelvo a ajustar la luz.
Mientras me cuenta cosas sobre su apasionante trabajo y el inminente estreno que tiene esta misma semana, yo voy haciendo el mío, y disparo una y otra vez pero sin prisa, siempre buscando el gesto y el momento. Jugamos un poco con el movimiento de sus manos para que entren en la composición en un plano corto y comprometido, pero de los que a mi mas me gustan. A partir de aquí no hacen falta mas que unos minutos, y si! Ya lo tengo