Gonzalo de Castro

Gonzalo de Castro

Han tenido que pasar varios meses desde que intenté retratar a Gonzalo por primera vez, hasta esta ya definitiva. La primera, en el teatro de Rojas en Toledo, donde acepta mi reto y en el camerino me recibe minutos antes de salir a escena. Pero después de prepararlo todo, cuando intento empezar con la sesión algo falla y sin poder arreglarlo tenemos que posponer, sin saber cuando podrá volver a ser.
El azar tiene mucho que ver en nuestras vidas y en este caso ha sido el mismo quien sabiamente ha decidido juntarnos en esta otra ocasión, porque esta vez vamos a tener todo el tiempo que necesitamos para conocernos y charlar antes de trabajar.
Le recojo cerca de su casa y vamos juntos hacia el lugar donde comeremos y mas tarde montaremos el escenario-set donde terminaremos lo que hasta allí nos lleva hoy. Por el camino, mientras charlamos, repasa el libro de retratos que llevo en el coche y me sorprende gratamente el énfasis con que lo hace y advierte detalles de cada uno de los allí fotografiados, que a la mayoría le pasan por alto y a los que yo doy tanta importancia cuando retrato. Paso un muy buen rato escuchándole, e insisto en que siga con los que faltan, a la vuelta claro, ya que hemos llegado.
Tras dos horas largas de conversación en las que disfruto enormemente y observo con cuidado todos sus detalles y gestos llega el momento de trabajar. Ahora es un amigo quien se sienta frente a mi y sigue sincerándose, sin apenas darse cuenta de que yo estoy disparando mi cámara de vez en cuando. Tengo que esperar a que sea él quien me escuche cuando yo también cuento “mis cosas” para aprovechar su interés, su mirada, su rostro maduro, trabajado, inteligente.

4 comentarios

Los comentarios están desactivados.