Diego Arjona

Casi todos conocemos a Diego en su faceta humorística por sus monólogos y sus actuaciones en el club del chiste. Pero este tipo de aire un tanto desgarbado y marcado acento andaluz tiene un montón de secretos que me ha ido descubriendo poco a poco. Uno de ellos es su gran pasión por el cine, pero por el cine… de acción.
He quedado con Diego en Madrid cerca de Atocha. Voy a pasar a recogerle y vamos a comer juntos antes de hacer el retrato. Tenemos veinte minutillos de camino por delante y aprovecho para que me vaya contando cosas que me ayuden a conocerle mas. Durante el trayecto me entero de varios proyectos que tiene en mente, que ya tiene rodados varios cortos y que también tiene un largometraje en preparación. Si una peli de acción a lo grande, en la que su mente ya trabaja y que ahora hay que mover a ver si aparece un mecenas. Creo que terminará haciendolo porque ya ha rodado una promo y los fotogramas que he visto prometen.
Llegamos al restaurante de mi amigo Cipri en La Moraleja, mi cuartel general en muchas ocasiones. Subimos entre los dos el equipo y nada mas dejarlo en un reservado y saludar, nos sentamos a comer.
Durante la comida me entero de mas detalles de sus proyectos pasados y futuros, (este chico no para) de mas detalles de la futura película y según me cuenta de todo lo que hace, lo que mas le gusta es dirigir cine.
-Ah! Mira Pepe, te he traído un regalito. (Me regala “ABRACADABRA” un cortometraje suyo en un estuche magníficamente presentado que luego le pediré que me rubrique y en cuanto llegue a casa lo degustaré )
-Muchas gracias Diego. Que bueno!
Pero no ha terminado de contarme todo. También está a punto de publicar un libro, su primer libro, al que ha dedicado muchas, muchas horas y que ha titulado “LOS BRAZOS FUERTES DEL CINE DE ACCIÓN DE LOS 80 Y 90″. Tendré que añadirle a mi libreria en cuanto esté disponible.
Terminamos de comer y sin prisas monto y preparo mi equipo para la sesión de fotos. Durante este tiempo seguimos intercambiando palabras y hablando de proyectos de futuro de uno y otro.
Un vez preparado el plató y medido luces cuidadosamente, siento a Diego en un taburete y con mi Hassel en mano empiezo a disparar. Realizo algunas tomas, planos cortos con bastante fuerza. Me sigue hablando de sus cosas y parece lo tiene todo bien clarito, aquí, en su cabeza. Asi que… CLICK!!

5 comentarios

Los comentarios están desactivados.