Alex O´Dogherty

Donde descubrí realmente a Alex y donde nació mi interés por fotografiarle? Pues fue una noche en la que tuve la suerte de ser invitado al estreno de su show “La Bizarrería” al que acudí con otros amigos, sin saber muy bien lo que iba a ver. Allí descubrí que este tipo aparte de sus apariciones televisivas, canta, toca varios instrumentos, cuenta historias y te hace reír sin parar; lo pasé tan bien y me pareció tan distinto que desde entonces lo tengo en mente. Hace pocos días por fin he conseguido hablar con él y como era de esperar poco ha hecho falta para que se preste al reto de posar unos minutos. Así pues días después, ponemos la fecha y vamos allá
Paloma y yo llegamos a su casa, en un tranquilo barrio madrileño, pocos minutos antes de la hora programada y en vez de llamar al timbre en el momento decidimos gastarlos tomando un café y charlando en un bar cercano. Minutos bien aprovechados, por lo menos para mi.
Agotados los minutos y el café, volvemos y tras llamar a la puerta Alex aparece y nos invita pasar a su casa y también su lugar de trabajo.
-Esto está muy lleno dice Alex nada mas cerrar la puerta, a ver donde os viene bien, tengo algo mas de sitio arriba por si queréis mirar.
Aquí es donde hace vida, trabaja y compone, y la verdad es que si, el espacio está aprovechado al máximo repleto de muebles, un piano, batería… Me cuesta decidir de donde sacar esos pocos metros que necesitamos para colocar los bultos y montar luego el improvisado plató portátil. Mientras lo pienso me fijo en las paredes y estanterías llenas de recuerdos en forma de fotos, muñecos, discos, guitarras e instrumentos musicales varios. Por fin decido que el mejor lugar va a ser moviendo un poco una pequeña mesa redonda, apoyando el fondo negro contra el cristal de la terraza y bajando la persiana para evitar transparencias. Con un flash, un rebote y una vez bien organizados, aunque justos, tenemos espacio suficiente para trabajar.
Termino de iluminar mientras Alex sube a cambiarse para empezar cuanto antes pero antes de hacerlo me pregunta si tengo preferencias en la vestimenta. No, no las tengo, le gustan los anillos, tambien los sombreros y esto es lo único que le pido, el resto no me importa.
Con Alex ya preparado y mientras hago un ultimo ajuste Paloma empieza a hacer algunas fotos de makin-of, fotos que luego me vendrán muy bien para ilustrar con ejemplos reales durante algún taller de retrato.
Ahora solo es cuestión de disparar buscando el cuadro y momento justo, Ahora me mira fijamente, le propongo que muestre las manos llenas de anillos disparo un par de veces y si, creo que si, lo tengo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *