Angel de Miguel

Gracias a esta profesión y esta especialidad que tanto me gusta, tengo que reconocer mi suerte de poder conocer gente a la que de otro modo sería difícil, como son los artistas de cine y televisión. Hace unas semanas una amiga me propone realizar un retrato al actor Angel de Miguel, a lo que contesto de manera afirmativa, pero confesándole que no se quien es.
-Como no conoces a Angel? Pero Pepe, Angel es protagonista en la serie, “El secreto de Puente Viejo”
-Casi no veo televisión, la contesto algo avergonzado.
De cualquier manera, me encantan los retos y me encanta retratar, así que le pido que por favor busque en su agenda para hacer el hueco para una sesión. Después de informarme sobre el trabajo y trayectoria de Angel me apetece aun mas encontrarme con él, pero les propongo una cita algo mas larga para romper antes el hielo y ayudarme a preparar una idea sobre lo que debo buscar. Estamos de acuerdo y cerramos cita en Silk, mi restaurante favorito de Madrid.
Dias después en el lugar elegido, durante la comida y mientras conversamos veo a alguien que aun consciente de su éxito y popularidad resulta prudente en su conversación y con visión de futuro en cuanto a su carrera. Este mundillo es muy difícil me dice. No puedo estar mas de acuerdo pienso para mi, la vida da muchas vueltas y el futuro siempre es incierto, por lo que hay que seguir trabajando duro y ante todo tener los pies en la tierra. En alguna ocasión entre frases se le escapa una gran sonrisa de la que creo que no es consciente, cuando me cuenta algunos sucesos recientes.
La sesión la tenemos prevista en una sala aparte donde al terminar de comer empiezo a preparar el set, siempre en compañía de Angel que se ofrece a ayudarme en lo que pueda. En realidad es sencillo le digo, abrir un soporte, montar un flash, una ventana, colocarlo así, medir la luz y… ya está. Listo, hagamos una primera prueba.
En los minutos posteriores que ya si dedicamos a la sesión sigo conversando y recordándole parte de lo hablado en la mesa, intentando de manera sutil llevarle hacia esa sonrisa, y por supuesto, sucede y lo aprovecho.