Mario Pardo

Este pasado domingo he recibido la invitación de mi buen amigo Paco San José, para ir a comer a su casa. Invitación a la que evidentemente no pongo ningún impedimento.
Paco vive en un piso alto con unas privilegiadas vistas sobre el Manzanares y Madrid, al que llego con tiempo suficiente de tomar el aperitivo en la terraza, antes de sentarnos a la mesa. Mientras charlamos aprovechando el solecito, Paco me pregunta, si por casualidad he traído mi equipo conmigo. En el coche llevo de todo, le contesto. Ahí queda la cosa de momento, pero me fijo que en la mesa hay mas cubiertos de los que somos ahora; dos mas.
Suena el timbre, abro yo, y me encuentro frente a Mario Pardo y su mujer, que llegan a cubrir esas vacantes de la mesa. Ahora entiendo la pregunta de Paco.
Después de disfrutar de ibéricos de su pueblo, un sabroso guiso, postre y café, en excelente compañía; le cuento a Mario, que se sienta a mi lado, pero no me conoce mas que de eso, a lo que me dedico, a la vez que le enseño desde mi teléfono varios retratos. Acto seguido le propongo hacer una sesión allí mismo, a la que accede divertido. Paco se ríe, porque todo sale según sus planes.
En una estancia acristalada ganada a la terraza a modo de estudio, pero abarrotada de enseres, empiezo a preparar mis bártulos, mientras mi inesperado modelo da una cabezada en el sofá. Tengo que aguzar el ingenio, colocar todo en muy poco espacio e iluminar bien para que el resultado sea un perfecto retrato de estudio.
Antes de comenzar Paco se une a nosotros, en silencio, pero sacando algunas fotos con su movil de la sesión y el montaje. La luz me gusta mucho, ajusto y mido ultimando detalles.
Ahora dirijo muy levemente a Mario, para encontrar un gesto que me convenza sin que sea forzado, muevo la silla en la que está sentado lo suficiente para que tenga que hacer un giro de cabeza al mirar a cámara, le pido que suba la cremallera del jersey, mire de nuevo hacia el objetivo, y tras algunos disparos… y ClicK…

Nuevo libro de “El Langui”

El nuevo libro de Juan Manuel Montilla “El Langui”
“Como ser un imperfecto feliz” con foto portada de Pepe Castro

_langui_26e603c5

Rosa-Valenty-foto-pepe-castro

Rosa Valenty

Hace unos meses, durante una visita a La LiVrería, un conocido espacio para la cultura y el ocio en Madrid, me encontré con la actriz Rosa Valenti. -Pepe, ven que te voy a presentar a Rosa, me dice Angel, el propietario. Mientras hace las presentaciones, mi memoria viaja rápidamente a los años en los que en el cine junto a los grandes de la época, Rosa desplegaba todo su potencial, o los momentos en que aquella rubia vedette quitaba el hipo a mas de uno, mientras sobre el escenario caminaba y cantaba. -Que guapa está, pienso para mi, pero no lo digo. Acabo de conocerla y no tengo confianza con ella. Tras el tiempo que dura un café, acordamos vernos de nuevo en breve. Me apetece que me cuente mas cosas de su carrera, y de paso si ella quiere, incluirla en mi galería de retratados. -Me apetece mucho, Pepe, me dice; así que dejamos abierta la cita para otro dia.
Esa mañana la recojo en su casa, y juntos vamos hacia Silk, el restaurante de mi buen amigo Cipri. El día está soleado pero no hace demasiado calor, por lo que a los dos, la idea de comer en la terraza nos parece estupenda. Allí arriba, bajo una gran sombrilla y con unas bonitas vistas del norte de Madrid tenemos ocasión de conocernos mejor y crear el buen ambiente que necesitamos para después; y a mi por supuesto, me permite ademas observar antes de fotografiar. Es una mujer elegante en las formas y movimientos, muy segura de si misma cuando habla y sobre todo con una actitud muy positiva ante la vida. Creo que vamos a tener un gran retrato
Después de una corta sobremesa, el tiempo se nos va echando encima, así que nos desplazamos tan solo unos metros, a un salón interior, donde tengo a medio preparar el pequeño set que voy a utilizar para la sesión. Mientras termino de montar lo necesario, Rosa desaparece para cambiarse de ropa y darse algun pequeño retoque. Aparece casi al mismo tiempo en que estoy midiendo la luz, y la invito a sentarse para terminar de hacerlo.
Sentada ahora frente a mi, en una mesita baja, juega con la cámara con mucha soltura. Miradas pícaras y alguna pose sensual y coqueta. Está cómoda conmigo, se nota y me gusta; yo también lo estoy.
Unos minutos mas tarde, decidimos hacer un nuevo cambio. Me ha enseñado antes de empezar una blusa que pienso ahora, le puede dar un toque mas elegante al retrato, y la invito a probar con ella.
Tras el pequeño break, volvemos al trabajo. Ahora de pié y con aire mas sereno, Rosa me brinda esta otra faceta que me convence aun mas, la de mujer madura, segura y elegante que es… Click!!!