Javier Krahe

Cantautor de referencia para muchos dentro y fuera de la profesión. Poeta, irreverente y mordaz. De aspecto quijotesco, aunque poco dado a las fatigas caballerescas ya que según él mismo dice, prefiere emplear sus energías en vivir sin trabajar.
Voy repasando en el coche, alguna de sus canciones mientras me dirijo a la cita con él. Llegando al portal empiezo el reconocimiento y búsqueda de aparcamiento, a poder ser, no lejano donde dejar el coche y transportar luego el equipo sin demasiado sufrimiento; es un dia de calor.
En la segunda vuelta encuentro sitio al lado del portal, muy justo, y delimitado por pivotes de hierro de esos que no puedes ver mientras aparcas. Dejo la huella fehaciente en el lateral de la puerta del copiloto y procedo a descargar el equipo, maldiciendo.
Me recibe en su casa sentado frente a una estantería llena de libros, películas y un televisor, donde está repasando una escena de una antigua película en blanco y negro, que ahora soy incapaz de recordar aunque durante unos minutos conversamos sobre ella.
En el salón, los muebles están ajustados al espacio, por lo que me resulta imposible encontrar un sitio donde montar sin tener que descolocarlos un poco. Le pido permiso para mover lo necesario y ponerme a trabajar.
-Claro Pepe, mueve lo que necesites
No tardo mucho en estar listo, mientras hablamos de cine y música. Antes de empezar con la sesión me enseña también un retrato en blanco y negro, de gran formato, que otro fotógrafo le hiciera hace ya tiempo.
Se sienta frente a mi y enciende un pequeño cigarro puro que me da cierta envidia. Me aguanto, ajusto la luz y empezamos la sesión.
Disparo despacio, dejando tiempo entre disparo y disparo y hablo con él en los intervalos. No posa sino que me observa y analiza aunque no me lo diga, o al menos esa es la sensación que percibo.
A traves del visor conectamos las miradas y veo al Krahe que quiero retratar. ClicK!!

Jorge Blass

Una de mis grandes aficiones, desde siempre, ha sido la magia. Es un arte que he practicado muchos años, donde he hecho buenos amigos y algo que me emociona como a un niño cuando veo como un maestro me encandila con sus efectos de cerca o escena.
Jorge ha sido el niño precoz en esto de la magia en España, el mas joven en conseguir pasar el examen de ingreso en la SEI (Sociedad de Ilusionismo Española), con tan solo 12 años… y desde entonces imparable. No me equivoco mucho si digo que hoy dia es la cara mas conocida en este arte, siempre con permiso del Maestro Tamariz.
Tengo que ir a casa de Jorge hoy, para hacer este retrato. Hemos quedado a las 12 y mientras preparo todo, antes de salir de mi estudio, le hago una llamada de confirmación. Todo OK. contesta, pero para ganar unos minutos me pide que le recoja en el Teatro Compac Gran Vía, de donde sale de una reunión para un nuevo Show. A mi me pilla de paso, así que… acepto.
LLegando al teatro, le pongo un mensaje para que me espere a pie de calle y allí le recojo sobre la marcha. No vive lejos y en pocos minutos estamos aparcando; hemos tenido suerte encontrando un sitio justo frente a su casa.
Desde el salon de su casa hay unas vistas privilegiadas sobre esta zona de Madrid, me paro unos minutos a contemplar esto y respirar el aire fresco en la terraza antes de liarme con el montaje.
Moviendo tan solo una mesita, donde imagino que debe pasar muchas horas cavilando e inventando, encuentro el espacio perfecto para preparar mi escenario. Solo un flash y ajustando bien la distancia con la pared contraria para usarla como reflector consigo una luz que me gusta. Cada día aprendo mas sobre como usar los recursos “in situ”.
Ahora le tengo delante y compruebo que efectivamente la luz está perfecta. Empezamos probando con algunos disparos y una baraja en sus manos, utilizamos después una varita mágica y por último nada mas que sus manos de mago llamándonos a la concentración sobre el efecto que está apunto de regalarnos.
Por si acaso, antes de que ocurra… ClicK!!!

Jose Luis Gil

No creo equivocarme mucho si digo que Jose Luis debe ser uno de los rostros mas conocidos de nuestro país, y estoy seguro de que también es el presidente mas recordado y querido, gracias a su personaje de “presidente” de la comunidad durante varios años en las series “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Pero Jose Luis es, para quien no lo sepa, un profesional con mas de 30 años de andadura todoterreno en las artes escénicas. Curtido desde joven en el doblaje, donde tiene una interminable lista de trabajos, actor también de cine y teatro y recientemente director con su cortometraje titulado Entre Cartones.
Hemos decidido quedar en un lugar céntrico de Madrid, por comodidad de ambos. Nuevamente he tenido que echar mano de la generosidad de Carlos Sanchez del hotel Wellington donde nos van a proporcionar un espacio para poder trabajar.
LLego con algo de tiempo, para ver el sitio donde montar y preparar el plató antes de que llegue Jose Luis. Conozco bien el lugar, así que tardo poco en ubicarme y montar.
Ya preparado, miro el reloj y me extraña que Jose Luis no haya llegado, ahora dudo de si le di bien la dirección. Le llamo y me confirma que todo OK, está a tan solo unos pasos, viene andando y por eso ha tardado un poco mas. Efectivamente, me asomo a la calle y ya le veo llegar.
Entramos y juntos nos dirigimos al salon privado que el hotel nos ha cedido. Atravesamos hall y cafeteria entre algunos cuchicheos y miradas que creo, no van dirigidas precisamente a mi.
Como tengo casi todo a punto, en pocos minutos estoy preparado para trabajar y mientras conversamos le voy colocando en centro de los flashes. Hablar con él es muy gratificante, tiene una conversación inteligente y
Disparo mi cámara algunas veces, de repente paro y le digo, Jose, igual que Hitchcock tu tienes un perfil muy reconocible, no te importa…? Se ríe, y contesta que no mientras se gira. Rápidamente coloco uno de los flashes frente a él y apago el otro. Tengo una pared detrás que me rebota lo justo, me gusta mucho lo que veo ahora… Click!!
-Lo tengo, Jose Luis
-Ok Pepe. Pues recoge y vamonos, te invito a un café…