Eduardo Gomez

Llevo mucho tiempo queriendo hacer este retrato, ya que Edu me parece uno de los actores mas genuinos y peculiares del panorama nacional.
Hace poco he tenido la suerte de conocer a Paco San José, un gran tipo, con el que creo que voy fraguando una buena amistad. Gracias a él ha sido posible hacerle este retrato a Edu. Paco ha sido el que le ha convencido de que se dejara retratar, y no ha sido fácil, creo.
Me contaba Paco riendo, como al decirle por primera vez que yo quería una fotografía suya, Edu le contestó, pues que la coja de internet. Esto me hizo mucha gracia, pero al final le hizo comprender que lo que yo quería era otra cosa y por fin… hemos quedado para ello.
Hemos quedado en el Asador Donostiarra para comer juntos y sobre todo poder conocernos Edu y yo antes mejor que ponernos en frío con la sesión fotográfica.
Yo he llegado el primero, pero no tarda mucho en aparecer Paco. Pedimos una cerveza en la barra y después de un buen sorbo me confiesa que a ultima hora de anoche casi se va todo al garete, por no se que cabezoneria de Edu, que todavía no lo tenia claro.
LLega poco después que nosotros su hijo Hector, y casi enseguida Jessica y Edu. Pasamos todos al comedor y entre platos charlamos de todo un poco, lo que me da la oportunidad de observar a Edu y ganarme su confianza.
En un momento dado el maitre se acerca a Edu y le pide por favor si puede hacerse una foto con un cliente que se lo ha pedido. Yo me quedo totalmente alucinado cuando veo a Raphael Varane, defensa del Real Madrid, hacerse la foto con Edu en la mesa.
Despues de comer y con un ambiente ya muy amigable, pasamos a un salón aparte que el restaurante nos ha dejado para montar el plató y alli nos sirven el café mientras yo dedico unos minutos a preparar y montar el equipo.
-Todo listo Edu, tomate el café y empezamos
-Vale Pepe, pues vamos.
Ya le tengo frente a mi Hassel, le digo que mire al objetivo, que se deje llevar, que me vaya escuchando mientras le hablo y nada mas… Click!

Pablo-Carbonell__foto-pepe-castro

Pablo Carbonell

Otro de mis personajes de referencia de aquella “movida madrileña” es Pablo Carbonell. Recuerdo sus primeras apariciones en “La Bola de Cristal” junto a su entonces compañero de locuras, Pedro Reyes, y mas tarde, liderando aquel  gamberro y rompedor grupo de pop  “Los Toreros Muertos”
Desde entonces la mayor parte de su carrera ha estado centrada en la televisión participando y conduciendo algunos de los mejores programas de la parrilla. Como actor de teatro no le conocía, pero acabo de verle interpretar hace unos días en una obra de teatro divertidísima titulada “Sin paga, nadie paga”.
He quedado con él en su casa de Madrid, muy cerca del rastro, un domingo. Después de varias vueltas por el barrio he sido incapaz de aparcar y viendo que me voy a retrasar un poco, decido llamarle.
-Espera Pepe, que yo tengo una plaza libre en el garaje del edificio. Bajo enseguida
-Pues menos mal, porque está imposible encontrar un hueco hoy.
Llega Pablo al poco y juntos bajamos al parking, aparcamos, descargo el equipo y desde allí subimos en un pequeño ascensor hasta el piso.
-Echa un vistazo y ponte donde quieras, me dice. Voy a poner un poco de música
Mientras empieza a sonar un disco de los “Taking Heads” veo en el salón un espacio perfecto para ir montando, delante de una pared vacía, junto a una estantería repleta de dvs. Allí puedo apoyar el fondo, montar un par de flashes y componer lo que va a ser el pequeño plató. Colocar el fondo?… donde esta el fondo?. No lo veo y ahora recuerdo que nos lo hemos dejado junto al coche al descargar en el garaje. Bajamos a comprobar, pero, tarde… ha desaparecido.
De vuelta en el piso, decido utilizar la pared directamente como fondo y allí termino de montar. Mientras, Pablo está en la cocina con algunos quehaceres y decidiendo que prepararse para comer (parece que la opción de abrir una lata de fabada va cobrando fuerza). Está de Rodriguez.
-Listo Pablo, cuando quieras empezamos.
-OK vamos allá
Lleva una barba blanca de varios días bien recortada, un jersey negro y detrás tengo una pared amarilla que va a ser blanca en la fotografía; creo que puedo sacarle partido a eso, así que le explico lo que pretendo.
Me siento frente a el y me centro en plano muy corto para darle énfasis a la mirada y la textura de esa barba. Divido la imagen en dos tercios para la pared blanca y uno para el jersey negro. Ahora no quiero nada mas que me mire, nada de poses. Pablo se acerca… Click!!

Makin-Of de la sesion de fotos

Pedro Reyes

Recuerdo la primera vez que vi en televisión a Pedro Reyes en aquel novedoso programa que fue La Bola de Cristal, donde junto a otro loco llamado Pablo Carbonell practicaban un humor realmente nuevo, extraño, absurdo y desquiciante. Desde entonces ha llovido y Pedro ha seguido dándole al humor marca de la casa y desarrollando otras facetas como actor, escritor e incluso director de cine.
Me ha costado trabajo encontrar el momento del año para venir a Valencia, pero ahora voy a aprovechar que he quedado con Pedro para descansar un par de días y de paso visitar allí a mi amigo Diego Fortea.
Con Pedro he quedado el ultimo día de mi visita a la ciudad en el hotel ACE Valencia, donde muy amablemente nos han cedido un espacio para poder trabajar en la sesión fotográfica.
Estoy sentado en el hall esperando a mi amigo Diego, cuando recibo la llamada de Pedro con un problemilla de ultima hora. ¡No puede venir hasta aquí!
No quiero marcharme sin este retrato así que rápidamente cambio mis planes, -vamos nosotros allí, le digo.
En cuanto llega Diego nos ponemos en marcha en dirección a una urbanización cercana a Valencia pero nada fácil de localizar. Hemos tenido que parar varias veces a preguntar y por fin tras unos pinchos de tortilla y algunas cañas, en un bar del camino, nos dan la pista buena.
Pedro nos recibe, de andar por casa, con un viejo y cómodo jersey de trabajo, se acaban de mudar y está todavía colocando y acoplando muebles. A mi me parece perfecto; me gusta retratar a la gente en su salsa.También nos saluda Lilo, un Boston Terrier que se acerca curioso a olisquearnos.
-Mira como estoy Pepe, me acabo de mudar y está todo… a ver donde te acoplas.
-No hay problema, ya verás.
Me ubico rápidamente, empiezo a preparar el fondo y la iluminación cuando llega a casa Gemma. Ella también es artista, enseguida hace migas con Diego y charlotean mientras yo hablando con Pedro termino de preparar el escenario.
Con todo listo, Pedro y yo nos ponemos a trabajar, Diego observa curioso, Gemma preparara algo de picoteo y Lilo nos espera a todos cerca de la bandeja.
Después de unos disparos, aparece una sonrisa y un brillo en los ojos que me recuerda al Pedro de los ochenta… Click!!

Christian Galvez

Talento, creo que es el adjetivo que mejor define a Christian Galvez. Lo demuestra, el que a pesar de su juventud tenga ya una extensa y diversa carrera como actor (cine, televisión y teatro), como escritor y como presentador de varios programas de televisión. Entre estos últimos, tiene el gran mérito de aguantar sobre su espalda y en primera linea de audiencia, si no me equivoco, casi 6 años del concurso Pasapalabra. Esto en los días que corren de feroz lucha por las cifras de audiencia, me parece casi milagroso.
Ademas de ese carisma tan dinámico y extrovertido con que habitualmente le vemos mientras trabaja como presentador, he podido en esta cita, descubrir en Christian a una persona serena, metódica y tremendamente ordenada. Me ha dejado también gratamente sorprendido su faceta de apasionado coleccionista y la de estudioso admirador de Leonardo Davinci, de la que me ha quedado la sensación de estar frente a una autoridad en el tema.
He visitado a Christian y Almudena en su casa, disfrutando esa tarde de su hospitalidad, de la simpática sonrisa de Almudena y de la cafetera de ambos con un fantástico café especialidad de la casa. He estado retratando a Almudena primero, y ahora, habiendo también accedido amablemente a mi demanda, Christian se sienta frente a los flashes en el lugar que le deja libre su mujer.
Antes durante la sesión con Almudena ya he tenido algún problema con el disparador, y ahora durante el tiempo que estoy con Christian, se está convirtiendo en un verdadero martirio. En tres de cada cuatro disparos no consigo hacer saltar los flashes; estoy perdiéndome algunas muy buenas tomas y es desesperante. Ademas no quiero ni debo cansar con mis problemas técnicos a mi anfitrión y ahora modelo. Ya sabeis lo que me gusta transmitir sensación de serenidad en muchos de mis retratos, y se me están escapando con gran pena muchos de estos buenos momentos. Christian, no obstante, se lo toma con calma, me anima y consuela con una próxima sesión si fuera necesario. Seguimos así entre tomas falsas durante algunos minutos hasta que la tecnología dice adiós y ya no es posible continuar.
Tendré que confiar en que entre las tomas que llevo haya una que transmita, pero hasta que llegue al estudio, descargue y revise no estaré tranquilo.
Hasta el dia después no he repasado los archivos. Con la primera sesión, la de Almudena… muy contento; Ahora repaso los ficheros de Christian y…
Parece que si, que tengo lo que busco. Una penetrante pero serena mirada directa al espectador. ClicK!!!

-Makin-of