Juan Tamariz

Este retrato lleva ya tiempo en mi archivo y también cuelga junto a otros en una de las paredes de mi estudio. Me encanta! Me gusta Tamariz desde siempre, recuerdo como de jovencito esperaba con ansia sus apariciones en el “Un, Dos Tres” y creo que por él me aficioné yo también a la magia.

Está actuando en el Teatro Circo Price, viernes y sábado, así que le llamo y quedo con él, el mismo viernes antes del show. Allí mismo en su camerino haremos el retrato, los camerinos del Price son bastante amplios, se trabaja bien. Cuando llego está muy liao en el escenario retocando y afinando algunas cosas que no le gustan. Le veo un poco acelerado, es curioso pero los artistas por muy grandes que sean, por mucho tiempo que lleven, siempre se ponen nerviosos antes del espectáculo. A mi me ocurre algo parecido antes de cada retrato, uno no siempre está igual de fino y hay algunas circunstancias que a veces se te escapan y pueden echarte a perder la sesión. Así que les entiendo.

Subimos al camerino, yo tengo todo preparado, queda poco tiempo y tiene que repasar algunas cosas. Como soy mago aunque aficionado, me deja participar de sus ensayos y en vista de las circunstancias y las prisas, tomamos una decisión… lo dejamos para mañana, el segundo día. Dejo todo preparado ya en su camerino y hoy me dedico a disfrutar del espectáculo mágico y divertidísimo.

Vuelvo el sábado, ya con todo mas controlado. Entro en el camerino donde está Juan, su mujer y otro colega. -Que pasa Pepe! Hoy si que nos ponemos, está todo listo, aunque tengo que preparar algunas cosillas antes de la funcion. -Vale! pues nos liamos cuanto antes.

Se coloca junto al fondo negro y mientras apaga el móvil me hago una fotillo en el espejo del camerino

Tamariz con su chistera y una baraja gigante hace algunas poses con las que hacemos algunas tomas, pero decido que prefiero seguir mi linea y me centro en el gesto. Mientras charlamos baja la mirada, sonríe mientras me mira por encima de las gafas y … ya la tengo, CLICK!

Enrique Sierra

Acabo de enterarme del triste suceso del fallecimiento de Enrique y me quedo… “helado”. Hace poco, muy poco estuvimos realizando una sesión fotográfica con él para un proyecto que tenemos en marcha. En la sesión de ese día, en los bajos de una de las tiendas de cómics “Generación X” que Servando Carballar tiene en Madrid, estábamos Enrique Sierra, Mario Gil, Patacho Recio, Diego Manrique y yo disparando mi cámara.

Diego Manrique-Mario Gil-Pepe Castro- Enrique Sierra-Patacho

Diego Manrique-Mario Gil-Pepe Castro- Enrique Sierra-Patacho

Pasamos una tarde genial, ellos hablando riendo y engullendo algunas cervecitas y yo ademas de poder hacer lo que mas me gusta (retratar) escuchando historias, historias de “La Movida” en primera persona entre risas y buen rollo.

Hoy al enterarme de la noticia, llamo a Patacho para enterarme de algún detalle mas y le dejo también de piedra; no se había enterado aún. La verdad es que ninguno podíamos esperarnos este triste final de Enrique a sus jóvenes 55 años. He repasado la prensa y en todos los medios hacen referencia a este genial guitarrista que aunque en los últimos años ha trabajado mas en la sombra, nunca ha dejado de ser lo que era, un pionero del pop español.

Enrique! con tu permiso, aunque este retrato formará parte del proyecto mencionado, permiteme que lo adelante al mundo en tu honor y memoria.

Jesus Ordovás, periodista de La Movida y amigo personal de Enrique escribe hoy en la web de RTVE:

Parco en palabras pero deslumbrante con su guitarra eléctrica ,Enrique era además un tipo simpático, amigable, sencillo , que llevó sus problemas de salud con entereza y en los últimos años, después de la separación de Radio Futura, formó bandas como Los Ventiladores o Klub y siguió trabajando en su estudio de grabación y ayudando a otros artistas.

Su muerte es una gran pérdida para el pop y el rock español y para quienes le conocimos personalmente y le admiramos.

 

Enrique-Sierra-foto-pepe-castro

Enrique-Sierra-foto-pepe-castro

Santiago-Segura_foto-pepe-castro

Santiago Segura

Tengo especial cariño a este retrato, ya hace casi un año que lo hice pero entonces no tenia este blog, y me alegro porque esto me permite publicarlo ahora, días antes de que se concedan los Goyas.

Santiago Segura es un gran tipo, gran director y con su “Torrente” ha generado mas beneficios que varias de las pelis finalistas todas juntas. Por eso no me parece justo el que simplemente “no exista” para ninguna de las candidaturas. Ya sé que no es el tipo de asuntos que suelo tratar en mi blog, pero así me quedo mas a gusto.

Quedé con Santiago en su productora a media tarde y allí que me presento con mis bártulos, como siempre puntual. -Está al teléfono me dice una chica muy amable al entrar, así que espero un ratillo curioseando la decoración entre la que me llama la atención un enorme peluche de mas de dos metros de Sulley, el monstruo protagonista de Monstruos S.A. No tarda mucho en terminar y recibirme en su despacho detrás de una mesa en la que apenas hay un centímetro libre, llena toda de libros en torre, cómics y papeles.

-Que tal Pepe? enseguida nos ponemos. -OK. Santiago donde puedo preparar mi equipo? -A ver que te parece, vente conmigo, tengo abajo un pequeño plató con un croma que quizás te sirva.

Bajamos al plató y el espacio me parece mas que perfecto, aquí voy a poder moverme con soltura, solo voy a cambiar el verde del croma por mi fondo negro de cabecera.

-Si no te importa Pepe, mientras montas voy a seguir con unas llamaditas. -Faltaría mas, dame 15 minutos y estoy listo.

Termino de montar y medir antes de que vuelva Santiago, así que curioseo un poco entre unas cajas de cartón por si veo algo de utilidad para el retrato. Aunque en realidad lo que me gusta es precisamente no usar nada, siempre huyo de poses, escenarios y elementos accesorios y me centro en el personaje aislado y su expresión. Eso si, aprovecho una banqueta para colocarla en el plató y también me llaman la atención unas botas tejanas de piel de serpiente llenas de polvo.

-Ya estoy aquí Pepe, que hacemos? -Santiago, y estas botas? -Ahi va, si son las del rodaje del Día de la Bestia, ya ni me acordaba que estaban ahí, je je. -Bueno pues quizás luego las usemos para una foto como curiosidad. De momento sientate en esa banqueta, así no te tengo de pie todo el rato.

Como siempre, aprovecho para charlar con mi personaje y procurar aprender algo mientras realizo mi trabajo, con Santiago, desde luego hay mucho que aprender… CLICK

Santiago-Segura foto pepe castro

Fernando-Tejero-foto-pepe-castro

Fernando Tejero

He quedado con él en su casa en el corazón de Madrid por la tarde, llevo todo la mañana bastante liao con otras cosas y cargado con equipo arriba y abajo. He parado para comer y después de un ratito corto de sofá me pongo a preparar y revisar lo necesario para la sesión de esta tarde. Siempre lo hago, soy bastante minucioso en esto reviso y pruebo que todo funcione para no llevarme luego ninguna sorpresa desagradable.

Cargo el coche y salgo de casa pronto, quiero tener tiempo de un cafetito antes de nada. Llego a casa de Fernando, aparco y desde una cafetería cercana llamo y le aviso de mi inminente intrusión.

-Que tal Pepe! sube cuando quieras, te espero.- Termino el café y subo, hasta ahora!

Diez minutos después estoy llamando a la puerta. Sale a recibirme Fernando y detrás Woody y Pepa, dos simpáticos y curiosos West Highland White Terrier que no se separan de sus piernas. A mi me encantan los perros así que hacemos buenas migas enseguida.

-Pepe, necesito unos minutillos para darme una duchita vale? -OK, pues yo mientras echo un vistazo para ver el mejor sito y voy montando.

Empiezo a preparar mis cosas y… no puede ser! después de mi celo en revisar y preparar todo resulta que me he olvidado de una bolsa donde llevo fondo y reflectores. Que faena! tenia bastante claro el fondo (negro, mi prefe) y la iluminación pero ahora no me sirve de nada.

-Ya estoy Pepe! te parece con esta camisa o? … que pasa? -Nada, que me he olvidado algunas cosas, últimamente tengo el disco duro demasiado lleno. -Ahora necesitaría una pared lisa y blanca, a ser posible un rincón para usar el ángulo como rebote de luz. – A ver, vente conmigo.

Entramos en su dormitorio y detrás de un enorme y curioso cartel de cine tenemos una pared limpia, perfecto. Aquí monto rápidamente un solo flash y de paso le cambio la camisa por una camiseta mas informal; Woody y Pepa curiosean alrededor nuestro.

Todo listo así que, al lío. Fernando se sienta en una silla decó-retro en el improvisado plató y mientras charlamos relajadamente disparo algunas veces… CLICK !

 

Alfredo Perez Rubalcaba

Todos los retratos que hago son, como cabe suponer retratos pactados de antemano con el retratado, pero en el caso de Rubalcaba tengo que confesar que casi fue un asalto a cámara armada.

Una semana antes del congreso que decidirá quien es el próximo secretario general el Psoe, la actividad de los dos candidatos es frenética, en viajes y entrevistas. Y es en una de estas donde gracias a un amigo periodista, de una conocida emisora, encargado de entrevistarle, puedo colocar un pequeño set en la sala de espera de la emisora y esperar  “a ver que pasa”.
A las 8:30 de la mañana tengo ya todo preparado, Rubalcaba llega sobre las 9 así que tengo el tiempo justo de tomarme un rápido desayuno en la cafetería de la emisora. A mi regreso ya hay actividad y entre las personas que esperan en el pasillo está la jefe de prensa de Rubalcaba, aprovecho para contarle mi intención de robarle algunos minutos a su jefe para realizarle una fotografía para esta serie de retratos. Aunque algo sorprendida por lo inesperado consiente en el intento, a la espera claro, de lo que diga el jefe.
Llega casi al momento con gesto sonriente y confiado, y es en ese momento, antes de que le traigan un cafe y se siente a preparar la entrevista, cuando le asalto y le transmito mis intenciones. Rubalcaba me escucha sonriente, me sujeta el brazo condescendiente y me dice no, no quiero fotos, no me gustan. Mi cara debía ser un poema, casi como la del gato de Shrek, ya que al instante me pregunta, -bueno pero… cuanto tiempo necesitarías? -Después de la entrevista 5 minutos solamente, le digo. -Está bien, después de la entrevista estoy contigo.
Espero a que acabe y tal como me había prometido, viene hacia mi y se pone en mis manos. Todo está preparado así que charlo brevemente con el para romper un poco el hielo, me recuerda otra vez lo poco que le gustan las fotos, por lo que le agradezco nuevamente su gesto conmigo.
Tengo poco tiempo así que cojo mi Hassel y… Click!

(Mi agradecimiento a Lourdes por su ayuda)

foto Rubalcaba por pepe castro